sábado, 1 de abril de 2017

Resumen semanal #Especial1.1, FIL Guadalajara



Hola, por fin ha pasado la semana de mis primeros exámenes del semestre y ahora vengo con energía renovada :D

     Este resumen semanal, será una edición especial; no será tipo "In My Mailbox", más bien les hablaré un poco de lo que viví en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (lo sé, ya casi han pasado cuatro meses, no tengo perdón, jajajaja). La entrada quedó un poco larga, así que decidí dividirla en dos. A continuación *suena música de introducción de película*, la primera parte:


Dorothy y el Espantapájaros :D


    Mi viaje inició muy temprano el domingo 27 de Noviembre. La verdad no me encontraba nerviosa pero tampoco muy entusiasmada, más bien me encontraba realmente estresada debido a quería finalizar lo más pronto posible mis exámenes, durante todo el viaje a Guadalajara no podía pensar en nada más. Pero eso cambió en cuanto llegué a las afueras de la ciudad, ya que me sentía en otro mundo, nunca me imaginé que hubiera tanta agua tan cerca de alguna ciudad y pensé "oh, que bonito se ve" (lo digo por el lago de Chapala), lo sé, es raro que comience a hablar de esto, pero entiendan, casi toda mi vida he vivido en zonas desérticas.

     Cuando terminé de instalarme donde sería mi casa esa semana, fui a la feria del libro a registrarme y acabando con ello me fui directo a dormir. Una anécdota muy graciosa de ese día es que, cuando llegué al recinto de la feria, pregunté a algunos miembros del staff dónde se encontraba el área de periodistas, cada vez que llegaba a la supuesta puerta donde se encontraba el área, me decían otros miembros que era en la siguiente puerta o que era en la anterior; finalmente resultó ser una puerta que no había visto y por eso siempre me pasaba de entrada, jajaja (no sé cómo es que no la vi).

¡Tenían tantos libros que quería! En lo personal, SM es una de las editoriales que más me gustan y cada vez que podía, visitaba el local.

     Al día siguiente me alisté temprano y fui a la feria a realizar una entrevista a Juan de Lascurain (entrevista que espero terminar de transcribir pronto y compartirla con ustedes :D). En cuanto la finalicé comencé con las compras locas. Ese día (y de hecho, toda mi estadía, jajaja) me concentré en encontrar encargos de amigos y compañeros de mi ciudad, además de tratar de conseguir libros que sabía que batallaría de encontrar en un futuro.

     Ya en la hora de la comida, como desconocía de lugares cercanos donde vendieran comida (y además de que en ese primer día aún no quería aventurarme mucho) decidí comer en uno de los distritos/puestos de comida que había en el lugar. Mientras veía el menú, vi que había un paquete de torta ahogada y dije "de aquí soy", siempre había deseado probarla y ese día mi deseo se hizo realidad :D

     De regreso en la sección de los libros, mientras pasaba por el stand de Fondo de Cultura Económica, vi que había algunos carteles de trabajos de Sebastian Meschenmoser y me dije "oh, que padre que estén promocionando su trabajo, así mucha más gente lo conocerá", después observé que algunos niños corrían dentro del local con algunos de los cuentos y no sé por qué ese gesto me dio mucha ternura; pero lo que hizo que regresara sobre mis pasos y me detuviera a leer los carteles es cuando vi que los niños se formaban y el primero le entregaba un número a un muchacho y éste comenzaba a FIRMAR el cuento, en ese momento me di cuenta de quién era...¡Era el mismísimo Sebastian! Casi me da el patatús cuando me cayó el veinte. Casi sin pensarlo, entré al local, compré mis dos cuentos preferidos y me fui a formar para conseguir una firma. En verdad no podía con toda la emoción, ya lo había mencionado con anterioridad, pero para quienes no lo sepan Sebastian Meschenmoser es lo más parecido que tengo a un autor favorito, poder estar frente a frente fue realmente genial, me hubiese gustado intercambiar más palabras con él, pero además de que había otras personas tras de mi esperando su turno para poder firmar sus ejemplares, también en esos momentos no funcionaba el enlace cerebro-boca. Aquí les dejo dos foto reseñas que he hecho de su trabajo: Martín y la Luna, Martín y la primera nevada.

Estas imágenes son elementos que formaban parte del stand de Guadalajara, uno de los que más me gustó.

     El martes mientras paseaba por el local de Editorial Planeta y tomaba algunas fotos de una propaganda sobre las nuevas ediciones de la tetralogía de Carlos Ruiz Zafón El cementerio de los libros olvidados, comencé a hablar sobre esos libros con una señora y una muchacha que iban juntas, de cómo a ellas les habían parecido interesantes y de cómo yo deseaba leerlos. Después sucedió más o menos esta conversación, que la verdad no recuerdo cómo llegamos a ese punto (recuerden que tengo memoria de teflón):
Señora: Ah, sí, es que eres periodista (señalando el gafete)
Chica Letra: sí, pero no soy de un periódico, más bien soy de un blog.
Muchacha: Oh, ¿Y cómo se llama?
CL: (en mi mente: no lo sé, nunca había llegado tan lejos c:)
        Se llama...
La verdad es que nunca se me ocurrió que alguien llegara a preguntarme sobre mi blog, jajajaja  (lo triste es que olvidé en mi ciudad los separadores que llevaba para regalar </3).

Este es el stand de Guadalajara, completo. A pesar de ser sencillo, tiene un no sé qué, que me encanta ♥

     El día miércoles, que era el último día del horario profesional, mientras daba una vuelta por el área internacional, me encontré con una muchacha que me sonreía mucho, le devolví la sonrisa y seguí con mi camino mientras pensaba "que amable es la gente de aquí"; después, la misma muchacha me alcanza y me ayuda a recordar quién era, ¡Era Luna! del blog Lunae Libri (aquí), a quién conocí en la 3ra Quedada Bloguera (de nuevo, la memoria de pez dorado ataca). Comenzamos a platicar y anduvimos juntas explorando el lugar.

     Ese mismo día, creo que fue antes de encontrarme con Luna, fui al área nacional y mientras descansaba en un banco conocí a Claudia, quien es una chica realmente agradable. Me platicó que ella estudiaba en Guadalajara, pero que era de Nayarit (foráneo power, wiiii. Yo también soy de una ciudad, pero estudio en otra, jajaja); para hacer su servicio social, decidió formar parte del staff y así cumplía con sus horas. ¡Un saludo, Claudia! :D

     También ese día tenía una misión especial: para el cumpleaños de Flor del Loto, otra amiga me pidió encontrarle un buen regalo. Después de buscar en diversos sitios, por fin encontré el libro perfecto en BookUp. Mientras pagaba, pasó más o menos lo siguiente:
Muchacho: Oye, *señalando despreocupadamente mi pulsera* traes un mecate en la mano.
CL: Ah, sí, es ixtle, para mi alergia.
Muchacho:
El muchacho casi tira la caja del dinero y se me quedó viendo con cara de WTF

      Me dio una pequeña risa nerviosa, nunca había visto que alguien reaccionara así por mi pulsera, jajajaja. Para quienes no sepan, según una de las creencias de las personas mayores, el usar una pulsera de ixtle ayuda aminorar los síntomas de la alergia; cuando era niña mi abuelo me daba pulseras para que no me pegara tan fuerte y desde entonces siempre uso una pulsera de ese material (aquí dejo un enlace a una página donde hablan del ixtle).

     Después, el jueves tomé todo el día para avanzar a mis exámenes. Todos los días, en cuanto descansaba un poco de la feria, me ponía a adelantarlos, pero por más que trabajaba en ello, no podía hacerlo rápido.

Y en lo que menos canta un gallo, ¡Legó el viernes!

     Hasta aquí dejo la primera parte, en la siguiente entrada hablaré de la misión ultra-mega-especial de mi visita a la FIL: conocer a James Dashner, además de algunas sorpresas que recibí, jajajaja.


¡Nos vemos!


En verdad me enamoré de la forma como decoraron varios locales de la feria ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario